Pincelada 6: “Paraíso Recobrado”


Compartir

Por La Marquesa de Buenavista

Foto: que.es

header pincelada 6

-Me quedé con ganas de abrazarte y besarte –dijo el jovencito, por el celular.

-¿Y qué querías que hiciéramos? si nunca nos dejaron solos –le respondió su interlocutor.

Ambos eran primos en primer grado, tenían quince años de edad y habían descubierto el amor uno en los brazos del otro.

Sus familias, de manera regular y alternativamente, se reunían para la comida dominical. Lo que se inició con roces accidentales de piernas debajo de la mesa, mientras comían, terminó en un abrazo amoroso profundo, en medio del bosque, durante un paseo familiar. A partir de ese encuentro, los momentos eran buscados con la fogosidad y potencia propias de la adolescencia, y con el deseo incontenible de las primeras experiencias amorosas.

El tiempo se les hacía eterno si no estaban juntos; pero cuando la situación era propicia, sus manos ansiosas recorrían sus cuerpos desnudos y trémulos, mientras que sus húmedas bocas se buscaban ansiosamente. Cuando la pasión ya se desbordaba, las caricias sin límite en el bajo vientre, derivaba en la compenetración total de sus cuerpos tersos y cálidos.

Era el paraíso creado en la tierra por dos jóvenes que estaban comenzando a conocer la vida y… los placeres del amor.

… … …

-Compadre ¿no se le hace que los muchachos ya están grandecitos para esos “jueguitos”? –dijo el hombre, al tiempo que con el índice señalaba a los dos jovencitos que rodaban por el pasto, jugando a las “luchitas”.

-¿A qué se refiere, compadre? –interrogó el otro hombre.

-A que su hijo y el mío ya no son niños para jugar así; además son machitos y con esos toqueteos uno nunca sabe, y también…

-¡A qué mi compadre! Usted siempre viendo “moros con tranchete”. No se preocupe, son juegos de escuincles y no hay nada de malo… ¡mejor tómese su “chela”!

Pero el primer hombre no quedó satisfecho; de reojo continuaba observando a los muchachos que, sudorosos y exhaustos, ya reposaban sobre el césped, al pie del frondoso manzano que daba sombra a un rincón del jardín, sin sospechar que la “espada flamígera” del ángel caído pendía sobre de ellos.

(De manera excepcional, les comparto un relato con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, ya que habitualmente en todas las sociedades humanas, de todos los tiempos y lugares, ha existido la agresión al que no se ajusta a los “moldes” establecidos (stablishment) por intereses de todo tipo, inclusive miedo. Desafortunadamente, los señalamientos se inician en la familia, en la generalidad. La diversidad genera enriquecimiento y, por ende, crecimiento social e individual. ¡Hasta el viernes! Si les gustó el relato compártanlo.

Compartir

Tags
About Author

@labombil

Comments 4
  1. Brenda Yaninne

    El relato habla acerca de la homofobia y aqui nos relata la historia de amor de dos jovensitos que eran primos y su amor es de esos amores que no existen palabras para explicarlo ,cuando uno de sus padres se da cuenta de lo que está pasando y no deja de observarlos ,al final se separan y ambos van a donde vivían y por teléfono se siguen recordando con cuantas ganas de quedaron de volver a rosar sus labios y abrazarlo .

    Responder
  2. Nicole Meza

    Esta historia me gustó mucho, ya que en ella expresa el amor que se pueden tener las personas sin importar la edad, estatura, peso, raza u orientación sexual. Todos tenemos derecho a amar a la persona que nosotros elijamos.

    Responder
  3. Alejandro Torres Martínez

    2-C enfermería vespertino

    Pues aquí nos muestra que el amor se puede dar de diferentes maneras y no ay que jusgar a nadie por sus preferencias

    Responder
  4. Ahedo Martínez Jocelyn Guadalupe

    Es una historia muy fuerte ya que demuestra que para el amor no hay impedimentos no importa la edad, el sexo, hasta incluso la familia.
    Son un poco extraños estos casos pero se me hacen muy interesantes, bien dicen lo prohibido es mejor aunque no todos lo veamos de la misma manera.
    Creo que es de mucho valor arriesgarse de esa manera al tener un lazo asi con algun familiar ya que existe el riesgo de que los descubran pero no les importa ellos están dispuestos a todo.

    Responder

Leave a comment