Pincelada 63: “Un par de…”


Compartir

Por La Marquesa de Buenavista

Ai nos vemos al ratón, jefa– dio el muchacho a su madre y salió de la casa.

-¡Oye espérate, Federico!… ¿Qué no me estás oyendo?… ¡Otra vez me dejó con la palabra en la boca, este maldito muchacho!

-¿Con quién hablas mujer? –preguntó el anciano que salía del baño, su lugar habitual en la casa.

-¡Con tu nieto que cada día está peor! –respondió la mujer.

-¿Otra vez con lo mismo? No te digo.

-Por más que le hablo, no me hace caso. Todo el día se la pasa aplastado viendo la televisión y con el maldito teléfono en las manos o en la calle con sus amigotes. Ya ves que por su flojera no entró a prepa. ¡Ya no sé qué hacer con él!

-Desde que estaba chiquito yo te quería ayudar con ese labregón, pero tú me quitaste todos los derechos. Cuando quería regañarlo, siempre me decías que no me metiera, que lo iba a traumar y allí tienes las consecuencias.

-Y para rematar una vecina me dijo que lo ha visto con una muchachita que tiene una famita nada recomendable. Me platicó que se ha acostado con media colonia y eso sí no lo voy a permitir.

-¿Y qué te esperabas? ¿Creías que siempre iba a estar pegado a tus faldas? No hijita, a ese muchacho lo que le falta es mano dura. Yo a su edad ya trabajaba; ya mero mi padre me iba a permitir estar de güevón a esa edad. Por eso estamos como estamos, porque ahora los padres todo lo quieren arreglar hablando y “acordando”, y, lo que es peor, dizque siendo “amigos” de sus hijos. Y luego vienen las lamentaciones…

-Ay papá, por favor, habla con él, a mí ya ni me escucha. Con sus ajás y sus ahorita ya me tiene fastidiada. Además tú eres hombre y puedes convencerlo para que deje a esa muchacha, antes de que otra cosa suceda. A mí me da pena habla de esos temas con él.

Al escuchar las últimas palabras de su hija, en los labios del anciano se dibujó una mueca de sonrisa y en sus ojillos se vio un ligero destello y se hicieron más pequeños.

-¡Cómo se ve que no eres hombre!

-No te entiendo ¿qué me quieres decir?

-Cuando a un hombre se le aceleran las cabras, no hay poder humano que lo haga cambiar y más cuando el motivo es el olor a hembra.

-¡Papá no seas grosero!

-No es grosería, es la realidad; tu hijo ya no es un bebito como tú quieres seguir viéndolo: ya le llegó a la edad de la punzada.

-¿Y entonces qué vamos a hacer?

-¡Vamos, hijita! Ese es tuuu problema; además, no creo que puedas hacer mucho porque ya lo dice el dicho: “Jala más un par de…”

-¡Papá, ya te dije que no seas grosero!

Y antes que el anciano terminara su comentario, la mujer apresuradamente se dirigió a su recámara, cerrando la puerta de un golpe, mientras el hombre soltaba una sonora carcajada.

Header UN PAR DE

(Hasta el próximo viernes)

 

Referencia fotográfica: haciendofotos.com

Compartir

{"@context":"http:\/\/schema.org\/","@type":"Product","name":"Pincelada 63: “Un par de…”","description":"Pincelada 63: “Un par de…”","image":{"@type":"ImageObject","url":"https:\/\/labombilla.com.mx\/wp-content\/uploads\/2015\/05\/Foto-Marquesa.png","width":800,"height":349},"brand":false,"sku":false,"0":false}
Tags
About Author

@labombil

Comments 6
  1. Maria Isabel Escamilla y Guerrero

    Hola mi estimada Marquesa de Buenavista que buen relato, nl se porque siento que “nos conoce o nos habla al tanteo…” JAJAJA saludos para todos los de la Bombilla.

    Responder
  2. Marin Guzman Jose Giovani 1A

    Me pareció una realidad, es decir, muchos de nosotros ya no somos nada obedientes, si en cambio todavía algunos hacemos caso pero sin en cambio otros no como el chico de la lectura. el tiempo cambia y los valores en casa ya no se adquieren en algunos casos. Los padres no tienen la culpa de tomar esas acciones. A lo mejor en su juventud los papas carecieron de muchas cosas, cosas que no quieren que les suceda a los hijos. Uno como hijo debe tomar conciencia al respecto y reflexionar quien realmente se esta haciendo daño.

    Responder
  3. Calixto Larios Daniel

    Me pareció una realidad de los adolescentes de hoy en día casi no escuchamos a nuestros padres o algunos de los padres tampoco le ponen un alto a sus hijos

    Responder
  4. Carrillo Gonzalez Gloria Nallely 1B

    considero que la madre debió actuar desde un principio al ver que si hijo estaba tomando un mal comportamiento sin embargo hoy en día nosotros como adolescentes no pensamos en las consecuencias de nuestros actos y todo se nos hace fácil y consideramos que lo que hacemos es lo correcto sin darnos cuenta que estamos cometiendo un grave error.
    .

    Responder
  5. Perez Ramirez Maribel 1H T-V

    esta pequeña reseña esta padre ya que nos habla sobre los jovenes de ahora que no son muy obedientes con sus papas como la historia de este muchacho que n le hacia caso a su mama o la dejaba con la palabra en la boca y aparte era muy flojo y le gustaba andar con sus amigos o on las muchas de su colonia y yo opino que tambien en cualquier parte ahi un joven como este

    Responder
  6. Alejandro Torres Martínez

    2-C Enfermeria, Vespertino

    Puenos hanla que a una mamá se le está saliendo de control su hijo le contesta no le hace caso y así y lo peor esque ya ni estudia y ni trabaja de la pasé de flojo todo el mendigo día y para acabarla de amolar ya lo an visto con una chava y si así está mal ya con eso va a estar peor por qué ni hace nada y nadamas se va a poner más menso por la chava con la que anda

    Responder

Leave a comment