¡Qué real!


Compartir

Por: Char Ger

… que raros estos muros… están muy altos, no se ve donde acaban sin embargo debe haber un techo… se distingue esa ventana arriba, parece un tragaluz… estos muros tan planos… hay entradas pero no hay puertas, ni muebles, ni ventanas… ni color… sólo esta semioscuridad… por donde caminemos solo hay más cuartos, pasillos… y en todos está el tragaluz… como que conozco este lugar…a lo lejos se pueden ver cortinas…

–no te separes de mí,… no, no pienso hacerlo… me volvería loca si me quedara sola en este lugar… ¡tengo miedo!… cálmate, no hay por qué asustarnos, tranquila… no me sueltes…—

…más cuartos, más pasillos, entradas, salidas…

–no te preocupes, debe ser algún juego, un laberinto o algo así…–

pero ¿cómo es que estamos aquí?…yo también tengo miedo pero no por mí sino por ella…¿qué pasa?… siento que debo protegerla, que algo le va a pasar… ¡no!, ¡no voy a dejar que nada le suceda!, aprieto su mano y ella me mira a los ojos y trata de sonreír…¿en dónde estamos? y … ¿por qué?… y esos murmullos, ¿de dónde vienen?…también se oyen sollozos… debe haber gente más allá…

–¡hey!…. ¡ayúdenos!–

… creo que no oigo mi voz… esta oscuridad gris, gruesa, humeante, pesada…no sé si ya pasamos por estos cuartos pero en todos lados se ve igual…quisiera encontrar una escalera para tratar de llegar al tragaluz…

–¡no te vayas, no me vayas a dejar sola!… por nada del mundo te dejaría sola…—

las cortinas se sienten resbalosas, no me puedo trepar por ellas para llegar al tragaluz y ver que hay allá arriba…

–¡no me sueltes!… ¿Geli?, dame tu mano… dame tu mano… Geli… tu mano… ¿dónde estás?… ¿Geli dónde estás?… ¡¡Geliii!!… ¡Gelii!…—

volteo para todos lados, corro buscándola pero… ¿para dónde? todo es similar, muros, pasajes y en todos esa tenue iluminación que viene del tragaluz…

–¡¡Gelii!!… ¡háblame! ¡grítame!–

…sigo corriendo a todo lo que dan mis piernas… choco con los muros, me enredo con las cortinas… me caigo, me levanto diez veces, cien… no sé cuántas… pero no encuentro nada… solo estos muros… más muros, más esquinas, más pasillos… no te detengas… sigue corriendo, sigue buscándola… sigue…corre…¡gritaa!… ¡no la puedes perder!!… ¡vamos!, no te rindas… ¡la tienes que encontrar!…no te rindas…. no puedes darte por vencido… no te rindas… no te… no… no… no

Ya no está tan oscuro… los muros no son los mismos aunque parecidos a los otros… y algunos también con cortinas… ¿y esas flores?… hay gente pero todos están callados… tristes… allá están mis amigos… igual de tristes… ¿cirios?… un ataúd… me acerco… quiero preguntar pero tengo miedo de la respuesta… los sollozos venían de aquí… camino hacia el féretro pero alguien me toma del brazo…

— lo sentimos mucho, sabemos cuánto la querías…—

pero si yo no sé quién está en el ataúd… todos me están mirando… ¿a mí?… ¿por qué?… con su mirada me dicen cuánto me compadecen… pero ¿a mí por qué?… creo que …no… NO…¡¡ NOOO!!… no puede ser… ¿ella?… ¡¡no!!… pero si estaba a mi lado hace un momento… están equivocados… ella estaba conmigo… ustedes no entienden… ¡la voy a seguir buscando y la voy a encontrar!… ¿por qué no me escuchan?, ¿no me oyen?… ella no está en el ataúd… no es cierto, no puede ser cierto… ella no… ¡NOO!… ¡NOOO!…NOOO!!!…

Abrí los ojos y aún estaba semioscuro, el dolor dentro de mí seguía y mis sollozos no me dejaban pensar, mi cara estaba mojada por lágrimas que no paraban de fluir porque mi alma estaba destrozada…me quedé mirando hacia ningún lado y después de un rato empecé a dilucidar que había estado soñando pero el dolor no paraba en mi pecho, sentía que ella había muerto, la razón que me decía que era solo un sueño no podía superar a mis sentimientos… aun no sabía si era cierto o no….seguía sintiendo que ella se había ido para siempre y mi sufrimiento era real… se había ido…

no pienses en eso… fue un sueño, una tonta pesadilla ,trata de calmarte, no es cierto… tranquilízate…

muy lentamente me fui calmando… mis lágrimas se secaban, pero una gran tristeza empezaba a adueñarse de todo mi ser…

a pesar de que ya estaba consciente, de aceptar que todo fue una pesadilla, me sentía muy deprimido, otra vez un sueño… ¿por qué seguía soñando con ella a pesar de tantos años? ¿y por qué soñar que había muerto? no quiero imaginar que…

nunca he podido olvidarla, ¿cómo estará?, y ahora este sueño tan horrible…¿cuándo la vi por última vez?… ¿cuántos años?… y nunca pude hablar con ella… nunca le dije cuánto la quería… todo lo que era para mí…

tengo que hacer algo, tengo que terminar con este recuerdo, con esta forma de recordarla…

no me pude despedir en aquel tiempo… voy a buscarla, tengo que encontrarla y espero que me escuche… aunque ya no se acuerde de mí… aunque yo nunca haya sabido lo que fui para ella… no puedo dejar pasar más tiempo… ojalá que aún pueda encontrarla… que no…

Compartir