¿Ridículo yo?, Obvio ¡Nah!


Compartir

Por: Aleck D’Ortal

La semana pasada salí a comer con una amiga y, cuando le habló su “can-chan-chan”, no dejaba  de tener ciertas actitudes que hacemos cuando nos estamos enamorando y es que, cuando se está en ese proceso, se hace cualquier tipo de ridiculez.

Cual caricatura japonesa, se te iluminan los ojos es decir, la mirada brilla, hay dilatación de pupila, sonríes cuando regularmente eres un limón, gesticulas más de lo normal, la vida te parece de color de “rosa”, ríes sin sentido; bueno en general, tienes  comportamientos estúpidos. 

Comienza tu carácter a ser diferente, es decir puedes ver cosas lindas en donde una persona “no enamorada” las ve inherentes, y es en este punto álgido de la relación en donde comenzamos a dar regalos a  esas personas.

Desde los típicos que nunca pasaran de moda como cartas (escritas a mano), ramos de flores (cualquier tipo), llamadas a horas en donde sabia la otra persona que estarías “desocupado”, pequeños detalles para las damas (chocolates, entregas por paquetería, etc.), invitaciones a cenar, cine, teatro, escapadas de FinDe; algo simple, pero que se note la intención. 

Mas sin embargo, que hay con esas parejas que quieren “hacerse notar” cuando transgreden del límite (el cual no está establecido, pero que las posiciona en otra categoría…), éstas parejas intentan llamar la atención del ser amado a como dé lugar, siendo exagerados, o despilfarrando recursos  básicos.  Como por ejemplo, quien no ha visto los “post-it caminantes”; sí, quien no ha visto un auto (el que sea e incluye camiones de transporte público) cubiertos con estos papelitos, en donde tantos arboles han muerto para dedicarle a alguien cientos pedacitos tirados a la basura…

Otro “SÚPER MEGA ENORME” oso de felpa de tamaño natural (tipo 1.60 de estatura) que no tiene madre.  En donde el chico en cuestión lleva semejante mono en el transporte colectivo, a hora pico, en donde no sabes qué tomar, si los pasamanos o el oso; de otra manera, tu humanidad junto al enorme oso caería devastada junto con tu integridad.

Existen personas que, como yo cuidamos mucho nuestra imagen es decir, lo que la gente pueda pensar creer de nuestra persona es lo importante; y lo que puedan pensar de nuestra vida privada, nos viene valiendo un soberano cacahuate pero, es aquí, en donde la puerca tuerce el rabo, a éste tipo de personas nos preocupa que, las muestras de afecto sean “tan marcadas”, es decir tan obvias pero, a pesar de ello, existen personas que realizan una labor ardua realizando enormes pancartas al puro estilo de un mitin, colgado de puentes peatonales o bien, pegado en el parabrisas del auto.  Lo cual al igual que los “post-it” lo cual de la misma manera, los vuelve mas innecesarios.

Ahora bien, quien no ha sido lo suficiente creativo para ocupar sus recursos es decir, quebrarte la cabeza para realizar o darle un pequeños presente a la susodicha en cuestión; como por ejemplo: una CAJA DE PIZZA CON ROSAS, o para las menos creativas hacer el CAMINO DE VELAS y PÉTALOS DE ROSA esperando que no entre un aire colado y nos incendie la habitación…  La opción B, la cual en mi opinión es más que un detalle, como una manda para la relación es, entregarle un cuaderno con frases de amor, y recordarle durante 100 hojas cuanto la amas; aunque ya no estés con ella.

Para culminar con nuestras categorías de ridiculeces, el “MASTER” de ellas es (suenan tambores…) “LA LLAMADA DEL NOVIO BORRACHO”   En esta categoría te llama el “querido en cuestión” quien en su vida escucho la frase: “si lo quiere, déjelo dormir”, regularmente estas personas llaman en el momento en donde el sueño es más fuerte, pero dejen que llamen tarde, el punto es que hablan en estado inconveniente es decir, en estado etílico, solo para decirte que “están ebrios y que te aman” (la cual, personalmente no se me hace suficiente para haberme despertado…)  Pero, qué pasa si han tenido una discusión y se han dado un tiempo para pensar en el tema que les atañe y de repente reciben la llamada de esta persona comunicándose desde/a través de una estación de radio y te dicen palabras como: “perdóname”, “eres el amor de mi vida”, “no quiero perderte” y cosas de estas.  Te pones a pensar en ese momento, tu ardilla de la pena fue y se escondió en el árbol más alto del bosque y en tu interior, maquilas una frase como: “crees que con una canción arreglará lo que has hecho!?, o mejor, poniéndome en evidencia a cadena nacional crees que se arreglará el problema!?”; simplemente no sabes cómo reaccionar, pues para quitarte el problema, simplemente con educación agradeces y en tus adentros esta la vocecita de “TRÁGAME TIERRA”.

De ahí la importancia de saber “a quién” se le da el sí, o de quien nos enamoramos, pues no a todos nos agrada que el coche tenga post-it pegados, presenciar muestras de cariño del tipo que hemos mencionado en las últimas líneas o del estilo de “para que todo el mundo se entere“…  Tú, qué tipo de enamorado(a) eres?

ridiculo

Compartir