Detente sin dejar de hacer


Compartir

Por: Pollo Bollo Norteño

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo confiar en nosotros mismos? ¿Cuál es la realidad de las cosas que evitamos ver? ¿En qué momento las “chaquetas mentales” se vuelven el pan nuestro de cada día? ¿Por qué carambas nos auto dividimos en suertudos y perdedores?

Creo firmemente en que somos los creadores de nuestro propio destino, que la mente es el arma más poderosa con la que cuenta el ser humano y que no hay nada en la casualidad, que todo tiene una razón de ser y de existir.

Hace algunas columnas hice mención de una frase de mi película favorita, donde les decía que lo negativo siempre será lo primero que creeremos; que es ese tipo de pensamientos los que joden nuestra fuerza y la capacidad de sentirnos bien (eso aclaro, siempre y cuando nosotros lo permitamos)… Hoy les repito esto porque es importante que cuenten con un poco de sanidad mental para poder ver su camino y determinar que harán, cuantas oportunidades dejaran ir por miedo o por pentontez (eso va mezclado uno con lo otro).

Diría un gran amigo: “DETENTE PERO SIN DEJAR DE HACER”… Y aun a pesar de que hace tiempo ya había escuchado esta frase, no había tomado importancia en mi vida… Hasta hoy!! Deje proyectos inconclusos por miedo al fracaso, por el que dirán, por sentirme incapaz de lograr mi cometido, he decidido guardarme sentimientos y disfrazarlos por miedo al rechazo o por sentirme “incapaz” de poder disfrutarlos… He dañado a la gente que más me ama y los he hartado por el simple hecho de sentirme negada a ser feliz. Ya leyéndolo suena rudo y muy muy tirado al drama.

NADIE ABSOLUTAMENTE TIENE LA FELICIDAD O LA DESGRACIA ESCRITA EN SU VIDA… Nadie es el pobre perdedor o la que todo lo tiene… La gran diferencia entre uno y otro, es la capacidad con la afronta las situaciones: si has perdido algo, ¿qué es lo que ganaste?, si todo está bien ¿Qué puedes hacer para continuar por ese camino?… Si no te gusta los resultados que estas obteniendo ¿Qué carajos estás haciendo para realmente tener lo que quieres?

Yo confieso ante todos ustedes que hoy la vida me está dando razones poderosas para querer hacer las cosas diferentes: no solo hablamos de mi familia, de mi vida laboral y escolar, no solo hablo de esos amigos que he perdido e intentado recuperar…A veces, es necesario darte un porrazo contra la pared, hablar con tu yo interno, descubrir que el peor enemigo a vencer es uno mismo y aceptar con todas sus letras lo que para los demás es una obviedad: que la felicidad llego y que ésta no tiene ningún tipo de precio, que ser feliz es únicamente disfrutar de cada momento, de cada sentimiento, de cada situación y de cada persona que está en tu camino.

Dicen que Dios (o su fuerza superior) le da las pruebas más difíciles a sus guerreros, a aquellos que deben fortalecer su espíritu y aprender a ser fuertes… A veces algunos ya nos sentimos confundidos con Avengers jajaja pero es aquí donde me queda claro algo más: hablamos de un Dios amoroso, de un Dios compasivo… No puedes pensar que los castigos vienen de alguien que te pueda amar tanto.

Lamento decirles que no creo en la suerte, no creo en el destino y los astros alineados que te dicen que “tiene una mujer rubia que te lo esta sonsacando”. Creo que los tiempos del Supremo son perfectos; las cosas no son antes ni después… Son el punto correcto, en el lugar y con las personas que debe ser. Y aunque nos cueste un poquitito de trabajo entender, a veces hay que perder para ganar… A veces debemos salir del confort para recibir lo mejor que se pueda tener pero sobre todo, tener la confianza, el amor y el conocimiento de uno mismo para no ir regando el tepache como tontos.

Mi consejo más grande y más sincero para todos (incluida yo) es detenerse sin dejar de hacer: si sienten que las están mega zurrando piensen fríamente las cosas, hagan el análisis a profundidad y acepten de corazón que ya no pueden cajetearla más; que la vida no solo son tiempos de vacas gordas sino también de vacas flacas y es ahí donde realmente aprendemos el valor de cada cosa. Que deben continuar con su vida normal pero dándose el tiempo suficiente de la reflexión y del aprendizaje (pero el neto, no solo mientan por convivir).

Dejemos el drama de lado porque neta es bien estresante estar azotado por meras suposiciones; por cosas no dichas pero según sentidas por nosotros mismos, dejando que nuestras emociones sean una vuelta en la montaña rusa: hoy arriba, mañana abajo… Lo que es para ti permanecerá (obvio si le echas una manita al de arriba), lo que no, pues se ira dejándote un aprendizaje y lo que tienes en este momento es eso: EL MOMENTO, la aventura, la felicidad, el amor, la fe, la locura, las ganas de querer comerte al mundo, tienes vida y tienes un maravilloso presente… No lo arruines por un pasado que no volverá (a menos que sigas actuando así) y un futuro que no existe… Y miren que yo soy tan impaciente, que estoy aprendiendo a disfrutar de mi viaje y de su compañía.

Compartir